lunes, 28 de septiembre de 2009

Sucesos Aleatorios y Determinísticos

SUCESOS ALEATORIOS Y

DETERMINÍSTICOS




La ciencia en general estudia dos tipos de fenómenos: los determinísticos y los aleatorios o al azar.



Los fenómenos determinísticos, son aquellos que podemos predecir su resultado con absoluta precisión aún antes de ser realizados; por ejemplo, la ubicación de un planeta en nuestro Sistema Solar se puede conocer a través de las Leyes de la Gravitación Universal de Newton, o bien, podemos saber a priori cuánto se dilatará una barra de metal al someterla a una cierta temperatura y presión, sabiendo la distancia y la rapidez con que te diriges de un punto a otro puedes determinar el tiempo (con rapidez constante) u otro ejemplo son las ciencias como las leyes de la Física y la Química.



Los fenómenos aleatorios. Son aquellos que no podemos determinar su resultado aunque los repitamos miles o millones de veces; piensa por ejemplo, el lanzamiento de una moneda, si por extraño motivo las 10 primeras veces salió cara, nadie aseguraría que la vez siguiente volvería a ser cara.



En general, todo lo que concierne a nuestro organismo son sucesos aleatorios. Por ejemplo, si te duele la cabeza e ingieres un analgésico de una determinada marca, y siempre te ha aliviado nadie te asegurarán que siempre será así o el tráfico, el roce del vehículo con el viento, congestión…



Si una persona fuma más de una cajetilla diaria tendrá grandes posibilidades de morir antes que un sujeto que no fuma, pero aún así no es un evento determinístico, ya que el morir antes o no depende de las condiciones orgánicas individuales de cada sujeto (sin considerar los accidentes).